Encías inflamadas: ¿tengo que preocuparme?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

El cuidado de la salud bucodental comprende más allá de los dientes. Cuando detectamos que tenemos las encías inflamadas o rojas es señal de que algo no marcha correctamente en la boca. Se trata de un problema bucodental relativamente frecuente en la sociedad, que si bien no hay que alarmarse, veremos cómo conviene estar atento por las consecuencias que puede tener. Es importante saber que cuando se da esta situación puede suponer una amenaza para la estabilidad del diente, pudiendo llegar a causar incluso su pérdida.

Expertos en la materia afirmaron en el Simposio Sepa-Dentaid que más de 12 millones de españoles padecen periodontitis. Por otro lado, un estudio reciente llevado a cabo por la compañía farmacéutica GSK revelaba que el 61% de los españoles reconoce haber sufrido un episodio de sangrado de encías durante el último año. Y lo que es peor, sólo uno de cada dos personas afectadas acudió al dentista alertado por este problema. 

 

¿Por qué tengo las encías inflamadas?

El principal enemigo de las encías es la placa bacteriana, también llamada ‘biofilm’. Se trata de una fina capa de bacterias que se forman en la superficie de los dientes y que, sin una correcta higiene bucodental, puede dañar el esmalte y provocar inflamación en los tejidos blandos. Esta inflamación de la encía es lo que se conoce como gingivitis y es el primer estado de la enfermedad periodontal.

Las encías son los tejidos que recubren las arcadas de los maxilares y constituyen la parte visible del periodonto. Al igual que los dientes, las encías están expuestas a enfermedades. Cuando estos tejidos se inflaman y/o infectan, se alteran, permitiendo el paso de las bacterias al interior del periodonto. 

El gran problema de las enfermedades de las encías es que no causan dolor y la sintomatología que percibe el paciente es muy escasa. El signo más evidente de que existe un problema son las encías inflamadas o enrojecidas, pero incluso esto se ve disminuido en pacientes fumadores. Otros signos como retracción de encías, movilidad dental o dolor al masticar suelen indicar estadios avanzados de la enfermedad.

 

Tratamiento para encías inflamadas

Si detectas que tienes las encías inflamadas te recomendamos que visites a tu dentista de confianza. La base de una correcta salud bucodental es la prevención, por lo que no olvides realizar las revisiones periódicas para evitar poner en riesgo tu boca. Encuentra tu Clínica W más cercana y revisa el estado de tus dientes y las encías.

La enfermedad periodontal tiene una primera fase conocida como gingivitis y se origina por la acumulación de placa bacteriana que no ha sido eliminada durante las rutinas de higiene diarias. Los síntomas habituales son encías inflamadas y/o enrojecidas y posible sangrado. Es importante estar atento porque no suelen ser problemas dolorosos. Por lo general, la realización de una limpieza bucodental profesional (tartrectomía) y el seguimiento de una correcta higiene oral en casa son suficientes para su eliminación. En tu Clínica W más cercana recibirás instrucciones precisas para cuidar tu boca.

La gingivitis, de no tratarse a tiempo, puede derivar en una periodontitis. El principal síntoma es el aflojamiento de los dientes por la retracción de las encías y/o la pérdida progresiva del soporte óseo de los dientes. Avanza de forma lenta y progresiva y es de carácter irreversible, por lo que es fundamental una detección precoz. El tratamiento variará en función del estado en el que se diagnostique la enfermedad y el daño que haya originado a los dientes. En una primera fase el tratamiento habitual será la realización de limpiezas subgingivales conocidas como raspado y alisado radicular. En las fases más avanzadas sería posible recurrir a tratamientos de cirugía periodontal. 

 

Encías inflamadas: factores de riesgo

Los principales factores de riesgo que pueden afectar a la salud de las encías son:

  • Higiene bucodental deficiente
  • Dientes apiñados, torcidos o mal alineados que dificultan la limpieza
  • Predisposición genética a padecer enfermedad periodontal
  • Fumar
  • Diabetes descontrolada
  • Algunos medicamentos o tratamientos como esteroides, antiepilépticos, quimioterapia o anticonceptivos. 

 

La prevención es el mejor camino para mantener una correcta higiene bucodental. No esperes a tener síntomas para cuidar tu boca. Si te preocupa algo, llámanos y estudiaremos tu caso en tu Clínica W más cercana.También puedes solicitar cita online.

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

También te puede interesar…

¿Empezamos el cambio de sonrisa?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Últimos post

¡Síguenos!

Tu nueva sonrisa comienza aquí

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Pide cita en tu Clínica W más cercana llamando sin coste al 900 40 30 40. ¿Prefieres que te llamemos nosotros? Déjanos tus datos y te llamaremos para estudiar tu caso.

¿Hablamos?

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo.

¡Deseando conocerte!

En breve te llamaremos para fijar tu próxima visita a la clínica.

¿todavía no nos sigues?

¡Recibido!

Revisaremos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo.

¿todavía no nos sigues?