6 claves para llevar una vida slow (también en casa)

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Vivimos la vida a un ritmo tan acerado que en muchas ocasiones se nos olvida lo más importante: vivirla.  El confinamiento está suponiendo una mezcla de emociones. Cierto es que en muchos casos podemos sentir angustia e inquietud por la expansión del Coronavirus COVID-19, pero también nos está ayudando a encontrarnos con nosotros mismos. De la noche a la mañana nos ha cambiado la perspectiva de la vida, de nuestro día a día y del valor que tienen esos pequeños detalles que hasta hace nada pasaban desapercibidos. Desde nuestro nacimiento, las Clínicas W comparten pasión, metodología y voluntad por acercar a la sociedad las ventajas de la Odontología Slow para que la disfrute como fuente de beneficios para su salud y bienestar. Vivir slow está más presente que nunca, ahora también en nuestras casas. Sin salir de nuestros hogares estamos siendo capaces de sentirnos más cerca y unidos que nunca. Hasta hace bien poco, no era extraño socializar en grupos, todos con smartphone en mano. Reflexionemos, aprendamos… ¡y vivamos slow!

 

¿Qué es una vida slow?

Las personas que conformamos la sociedad creemos que nuestras capacidades son ilimitadas. Pensamos que todo vale a cambio de obtener un mayor beneficio o finalizar antes nuestras tareas, considerando que nuestra salud es un estado infranqueable. La comida rápida, el agobio, el multiempleo o las prisas están pasando factura, por desgracia en ocasiones silenciosamente, a la capacidad tanto biológica como intelectual de muchas personas.

Con este panorama son cada vez más quienes han decidido ponerle freno al estilo y ritmo de vida que hoy parece predominar en la mayoría de países desarrollados: el de la prisa. En contraposición a este estilo de vida fast se encuentra la Slow Life. Una vida slow es aquella que consiste en mantener una relación de paz con el paso del tiempo, sin que eso signifique perder el ritmo. Es uno mismo quien controla su reloj.

Estos días de encierro en casa nos despiertan instintos, necesidades y afectos que teníamos descuidados como consecuencia de la velocidad del día a día. Somos una sociedad de abrazarnos, de animarnos con un simple gesto y de compartir. Sobre todo de compartir. Y de repente todo lo que silenciosamente nos aportaban esos pequeños detalles nos han hecho pensar en nosotros, en los demás y en la forma de vida que nos ha separado de lo que más queremos. Volver a valorar esos gestos nos han llevado a mostrar nuestro lado más, creativo, solidario y emocionante. Y lo mejor, sin movernos de nuestro hogar. Cocinar en pareja o con los peques de la casa, recuperar hábitos en familia, retomar ese hobby casero olvidado, encontrar tu rincón favorito en casa para aislarte y relajarte o compartir nuestra felicidad diaria son algunos de los elementos que nos ayudan a disfrutar de una vida slow también en casa.

 

Claves para vivir slow en casa

La esencia de una vida slow consiste en aprovechar la sencillez de la lentitud para hacer las cosas en calma y con gusto. Eliminar las prisas no significa ser menos productivo y/o competitivo. Simplemente significa saber priorizar tareas y saber equilibrar la intensidad con la calma para conseguir hacer las cosas mejor y prolongar esa capacidad de trabajar y vivir bien por más tiempo. Vivir de un modo slow nos lleva a cuidar de nosotros mismos, encontrar la paz necesaria para analizar qué estamos haciendo y tomar decisiones con calma y acierto.

 

 

Por último, toma nota de estas 6 claves para saber cómo llevar una vida slow también en casa:

  • Estos días sí estamos haciendo un uso responsable de los avances tecnológicos aunque a veces no los hayamos aprovechado para ganar tiempo. Gracias a ellos hemos podido sentirnos cerca de las personas que están más lejos.
  • Recupera el placer de leer, y si es una lectura lenta, mejor, ya sea con un libro o de forma digital. Un estudio realizado por el centro de investigación de la Universidad de Liverpool asegura que leer 20 minutos por semana aumenta la satisfacción personal. Otro estudio británico afirma que seis minutos de lectura lenta son capaces de reducir el estrés más que una infusión.
  • Ser productivo no significa estar siempre ocupado, así que pon fin a la multitarea. Tu salud y tu mente te agradecerán que en determinados momentos pises el freno y no tengas todas las horas del día ocupadas. Recupera el arte de no hacer nada, sin tener un pensamiento negativo.
  • Una alimentación correcta y el descanso nos ayudan a disfrutar de una vida saludable. Cuidar el cuerpo es también parte del secreto para tener una actitud más positiva y optimista.
  •  Conecta con la naturaleza siempre que puedas. Incluso en solitario. Un paseo por el río o la playa, una escapada o cinco minutos en la terraza de casa te ayudarán a despejar la mente
  • Y por último, no tengas miedo a apagar las pantallas que controlan tu vida. No pasa nada por dejar el móvil sin contestar todas las notificaciones…

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

También te puede interesar…

¿Empezamos el cambio de sonrisa?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Últimos post

¡Síguenos!

Tu nueva sonrisa comienza aquí

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Pide cita en tu Clínica W más cercana llamando sin coste al 900 40 30 40. ¿Prefieres que te llamemos nosotros? Déjanos tus datos y te llamaremos para estudiar tu caso.

¿Hablamos?

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo.

¡Deseando conocerte!

En breve te llamaremos para fijar tu próxima visita a la clínica.

¿todavía no nos sigues?

¡Recibido!

Revisaremos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo.

¿todavía no nos sigues?