5 claves imprescindibles para un cepillado de dientes perfecto

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

La higiene bucodental es esencial para mantener unos dientes sanos durante toda la vida. Lavarse los dientes al menos dos veces al día es un hábito que evitará posibles patologías bucodentales como la caries o la enfermedad periodontal. Ahora bien, ¿estás seguro de que te cepillas correctamente los dientes? Desde Clínicas W te damos 5 claves imprescindibles para ayudarte a que consigas un cepillado de dientes perfecto. ¡Y sonríe sin miedo!

 

Cómo hacer un cepillado de dientes perfecto

El cepillado dental es la parte más importante de la rutina de higiene bucodental. Por ello, aunque se trata de un ejercicio sencillo que aprendemos todos con facilidad, es importante conocer los pasos para cepillarse los dientes y aspectos relativos a la técnica, la duración o los productos que debes emplear. Para conseguir un cepillado de dientes perfecto toma nota de las siguientes recomendaciones. Te ayudarán a adquirir unos sólidos hábitos de higiene oral que beneficiarán tanto a tu salud como estética dental.

Frecuencia del cepillado

Se recomienda cepillarse los dientes al menos dos veces al día, aunque lo más indicado es después de cada una de las comidas principales: desayuno, comida y cena. En muchas ocasiones pasamos largas jornadas fuera de casa, así que si es tu caso, recuerda llevar encima un cepillo dental de bolsillo para poder adquirir este compromiso. Otro recurso es disponer de un cepillo dental fijo si trabajas en una oficina o en un espacio fijo.

 

Técnica adecuada para cepillarse los dientes

Sin duda, uno de los pasos que debemos poner más empeño. En más de una ocasión tendemos erróneamente a limpiarnos la boca rápido, casi por compromiso e incluso sin un sentido ni control de las zonas por las que pasamos. Para adquirir una técnica correcta:

  • Realiza movimientos cortos y circulares desde la encía hacia el borde del diente, evitando los movimientos horizontales y sin ejercer fuerza excesiva sobre los dientes y/o las encías. No por más apretar van a estar más limpios…
  • Cepilla una arcada primero y después pasa a la otra. No vayas limpiando simultáneamente todos los dientes ya que será más complicado saber si estamos accediendo a todas las piezas. Recuerda que es una técnica, y como tal, debe ser la misma todos los días. Es preferible empezar por la parte posterior (molares de un lado) y continuar diente por diente hasta terminar en la parte contraria (molares del lado opuesto). ¡Recuerda que cada diente merece una atención exclusiva!
  • Dedica al menos dos minutos a cada cepillado. Es probable que no estés prestando tanta atención a tus dientes, pero es el tiempo necesario para poder eliminar los restos de alimentos en los dientes.
  • La Asociación Dental Americana aconseja colocar el cepillo de dientes formando un ángulo de 45 grados con las encías. Además, para poder acceder a las superficies interiores de los dientes interiores, sugiere inclinar el cepillo en sentido vertical y realizar movimiento de arriba a abajo.Po
  • Por último, antes de dar por finalizada la limpieza bucal, no olvides cepillar también la lengua para eliminar bacterias y mantener el aliento fresco.

 

El cepillo de dientes

Escoge un cepillo de dientes manejable, preferiblemente con mangos curvados y flexibles que se adapten a su mano y sobre todo con cabezales pequeños que faciliten el acceso a los molares posteriores así como a la parte interna de sus dientes. Un cepillo con la cabeza demasiado grande dificultará el acceso y los movimientos dentro de la boca. También conviene que sea de fibras suaves o dureza media. Los cepillos con cerdas fuertes pueden dañar el esmalte y lesionar las encías, lo que podría provocar en algunos casos su sangrado.

No olvides reemplazar tu cepillo de dientes cada tres meses, o incluso antes si compruebas que las cerdas están desgastadas. Una manera cómoda de recordar el momento del cambio es haciendo coincidir la renovación del cepillo dental con las estaciones del año.

 

El dentífrico o pasta de dientes

Existen muchos dentífricos con diversos sabores y texturas para adaptarse mejor a las preferencias de grandes y pequeños. Algunos incluyen en su composición sustancias para tratar afecciones orales como la halitosis, la hipersensibilidad o para blanquear los dientes. Es importante que sea un pasta dentífrica fluorada, que ayudan a remineralizar el esmalte y reforzar nuestros dientes frente a la placa bacteriana. No obstante, no dudes en preguntar en tu clínica dental de confianza para aconsejarte sobre el dentífrico que mejor se adapta a tus necesidades concretas. ¡Ah! Y recuerda que tan solo debes poner pasta de dientes en un tercio de la superficie del cepillo. Eso de cubrir todos los filamentos es solo cosa de anuncios…

 

Cepillado de dientes perfecto

 

Complementos de la higiene bucodental

Realizar un cepillado de dientes perfecto es importantísimo  para lucir una sonrisa sana y bonita, pero una correcta higiene bucodental se compone de más rutinas. Te contamos otros accesorios que tienen que formar parte de tu día a día.

  • Seda dental

Los espacios interdentales son lugares donde la placa bacteriana se acumula con mayor facilidad. Utiliza la seda dental al menos una vez al día para complementar la eficacia del cepillado. También ayudaremos a la prevención de la caries y/o la inflamación de las encías o gingivitis.

  • Colutorio

El enjuague bucal resulta muy útil para limpiar las mucosas en el interior de la boca y para complementar el cepillado dental, nunca para sustituirlo.
Existe una gran variedad de enjuagues con usos específicos, por eso es recomendable que nos consulte para que le aconsejemos el tipo de colutorio que mejor le convenga.

  • Raspador de lengua

La lengua es un lugar donde se acumulan muchas bacterias que deberemos eliminar. El raspador de lengua es un accesorio importante que nos ayuda a limpiarla aunque algunos pacientes prefieren usar su propio cepillo dental para este cometido. Te recomendamos hacer un barrido desde el interior hacia el exterior con movimientos suaves y enjuagar una vez el proceso haya finalizado. Del mismo modo, si usa un raspador, no olvide limpiarlo y cambiarlo periódicamente.

Para finalizar, nuestra mejor recomendación es que visites periódicamente tu dentista para que un profesional controle el estado de tu boca. Además, aprovecha tu visita para resolver dudas referentes a la técnica, el cepillo ideal o el dentífrico. Encuentra tu Clínica W más cercana y empieza a cuidar tu salud bucodental.

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

También te puede interesar…

¿Empezamos el cambio de sonrisa?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Últimos post

¡Síguenos!

Tu nueva sonrisa comienza aquí

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Pide cita en tu Clínica W más cercana llamando sin coste al 900 40 30 40. ¿Prefieres que te llamemos nosotros? Déjanos tus datos y te llamaremos para estudiar tu caso.

¿Hablamos?

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo.

¡Deseando conocerte!

En breve te llamaremos para fijar tu próxima visita a la clínica.

¿todavía no nos sigues?

¡Recibido!

Revisaremos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo.

¿todavía no nos sigues?